Catamarán: 5 propuestas para cenar y navegar en noches otoñales

14 May 2018

 

Por Andy Wedekamper

El río Paraná oficia de ruta para el catamarán Mburucuyá Connection, que recorre la costa posadeña y de la vecina ciudad encarnacena del Paraguay. Este recorrido no se caracteriza solamente por la vista de más hermosos paisajes costeros, sino también por de una propuesta gastronómica bien regional y deliciosa.

Con un menú distinto cada día, de miércoles a domingo, las cenas a bordo del catamarán –y también los almuerzos de domingos– invitan a degustar platos que sobresalen por su diversidad de sabores, colores y texturas, donde el chef Facundo Tenaschuk prioriza lo regional, ya sea en las recetas o por los productos locales utilizados en la elaboración (vegetales de las distintas ferias francas y pollos camperos criados en Estancia Santa Inés, como ejemplo).

Entrada: el paseo -por el río y por los sabores de la noche- comienza con un muffin de panceta, aceituna y queso criollo, relleno de queso criollo y especias, acompañado de una salsa de morrón y hojas de rúcula.

Principal del miércoles: la propuesta es una noche de pastas: cappellettis de pollo de campo con una salsa caprese (tomate, queso crema, queso muzzarela y albahaca) y una emulsión de albahaca.

Principal del jueves: Rodizio de pizza, cinco variedades de pizzas para sacarse las ganas.

 

Principal del viernes: la propuesta para recibir el fin de semana es un ballotine de pollo de campo. El ballotine (“caja” o “paquete” en francés) es una manera creativa de servir casi cualquier tipo de carne, pescado o aves, sin huesos y con algún relleno, en este caso con una “criollita” y queso criollo. Dos coloridas guarniciones lo acompañan, un risotto de cebada perlada y pesto, y un kiveve (una receta guaraní a base de zapallo).

Principal del sábado: el menú de la noche es un churrasquito de cerdo al verdeo con una “ensalada de cous cous misionera”, ya que tiene maní tostado (en vez de almendras), acompañado además de un “falso chucrut”, hecho con una cocción a la italiana y especiado con eneldo, guavira (pimienta rosa), coriandro, anís, sal, pimienta y vino blanco dulce.

Principal del domingo: en los almuerzos domingueros paseando por el río Paraná, el chef Facundo Tenaschuk invita a disfrutar un plato tradicional de la cocina ucraniana: varenikes rellenos de ricota y panceta, con salsa de puerros y una pizca de crema ácida.

Postre: todo gran menú concluye con un sabroso postre, un mousse de dulce de leche, decorado con un praliné de maní, merenguitos y una salsa de piña colada casera (hecha con caña Bello Barreiro). ¡Para chuparse los dedos!