Sonidos del jazz y sonidos del monte en la Cruz de Santa Ana

Eventos | Gastronomía | Noticias
07 Nov 2018

Por Andy Wedekamper

El jazz, un género aun poco explorado por nuestras tierras rojas, abrió un nuevo trillo entre los montes misioneros para reaparecer en un singular escenario con siete horas de música en vivo de la mano de Guapurú “Laboratorio de Ideas”, durante el 1° Festival Provincial de Jazz de Misiones.
El sábado 3 de noviembre se celebró Jazz del Monte en el Parque Temático de la Cruz, en Santa Ana. Un festival jazzístico que puso los elementos adecuados en el lugar adecuado, llevando algunas de las más estimulantes bandas y presentaciones de jazz de la región al icónico y selvático cerro alto de Santa Ana. Los sonidos del jazz, los sonidos del monte y una fresca bruma se fusionaron para regalarnos una excepcional experiencia musical.
Las nubes negras del sábado se despejaron permitiendo que la magnitud de la Cruz de Santa Ana anunciase que todo estaba en marcha. Un escenario por donde pasaron seis virtuosas orquestas y bandas, DJ’s ambientando la velada, proyecciones de documentales y un patio de comidas, tragos y cerveza artesanal que colmó con creces las expectativas de pasar una tarde – noche muy especial.


El 1° Festival Provincial de Jazz de Misiones se inició con Amuke Litoral Manouche, cinco músicos que llenaron de ritmos y sonidos litoraleños a un Gypsy Jazz francés. El encuentro continuó con la exquisita presentación de los alumnos de la Escuela Superior de Música de la provincia y de la Academia de Música “Thelonious”. Con un giro musical hacia el bossa brasilero con tintes jazzísticos, el dúo de Ronda & Inti Velázquez, acompañados de Matías Almirón en percusión, ganaron los aplausos del auditorio lleno.
Con integrantes oriundos de Brasil y Argentina, el cuarteto de Sebastián Pereyra se apropió de los elementos del jazz como excusa para incursionar dentro de la música argentina y brasilera, permitiéndonos disfrutar del universo música que convive en la frontera. Ya llegando hacia el final del festival, el trío BBQ de Fernando Quintana, Marcelo Bonifato, y Diego Bergara, que acompañados de la percusión de Facundo Quintana y el piano de Chungo Roy, experimentaron distintos enfoques dentro de vasto universo del jazz y moviéndose entre distintas épocas y estilos dentro del género. El sensacional cierre estuvo a cargo de los 17 músicos que componen la Nea Big Band, que recrearon la gloriosa época del swing de mediados de los 50 hasta la década del 70, homenajeando a las inolvidables orquestas de Count Basie y Duke Ellington.

Jazz con sabor a regional
Jazz del Monte no solo se lució por su impresionante propuesta musical, sino que invitó al público a probar diferentes menúes con impronta regional en su patio de comida. El restó COMí organizó una feria gourmet diversos menúes al paso, creados especialmente por chefs de la provincia con larga trayectoria en la reinvindicación de los sabores de Misiones, Diego Panza, Julio Salina, Juan Martín Pace y Juan Rodríguez.COMí abrió de par en par sus puertas y ofreció a la audiencia sabrosos y variados bocados durante el festival: brochettes de Surubí frito con sopa paraguaya y brotes de bambú; canastitas de cheese chicken con brotes de fenogreco y salsa barbacoa; “bondipan”, sándwich de bondiola con hongos gíirgolas, papas pai y salsa de cerveza IPA (Segunda Maluca); entre las propuestas dulces, los chefs invitaron postres de mamón con mousse de queso blanco y sagú, y pilotines de maracuyá pie.
Fueron los cocteles de caña y cedrón del bartender Matías Fraticelli, y las cervezas artesanales de Segunda Maluca - en sus versiones IPA y negra con moras – las que dieron el toque final de sabor inconfundible a una noche mágica de recitales en el medio de la naturaleza.