Ravioles de la abuela, para chuparse los dedos

Gastronomía | Noticias
15 Mar 2019

La recomendación de este fin de semana es un pequeño hallazgo culinario: un menú especial con gustito a tradición, para los amantes de las pastas caseras. Del Monte es uno de los restaurantes más prometedores de Oberá, en un ambiente cálido y placentero su Chef, Marcelo Prozapas prepara - con mucho compromiso - platos donde reinan los sabores de la tierra colorada.

La sugerencia del chef para este fin de semana son los ravioles de seso y espinaca. Amasados a mano, caseros y con “la impronta de nuestra abuela Maruja, un toque de parmesano y jamón crudo, ¡terminado con una salsa fileto de la casa… para pasarle el pancito!”.

Como Misionero, hijo de inmigrantes polacos y ucranianos, Marcelo Prozapas se crió con una cocina muy tradicional y de costumbre, donde predominaban el borchs, los varenikis (pierogi) o los holupski (niño envuelto), siempre utilizando la materia prima de la zona. Cuando conoció a Natalia, hoy su esposa, también descubrió el universo culinario que su suegra Susana y la madre Maruja tenían para enseñarle. “Uno de los platos que más recuerdo y que más me llamaron la atención fueron los ravioles de seso que con mucho esmero, Susana y su madre Maruja, hacían con esas “manos mágicas”, conservando intactas las técnicas y sabores de su descendencia Italiana”.

¿La receta? Los ravioles de seso tienen un poco de espinacas, parmesano y jamón crudo para acentuar su sabor. Acompañado de una clásica salsa italiana, fileto (tomates, ajo, cebolla, albahaca y orégano).

Cada plato de la carta de “Del Monte” cuenta su propia historia; en marzo, la invitación de su chef es disfrutar este “sabor original de la abuela Maruja” que con mucho esfuerzo y cariño lograron rescatar de la memoria familiar.

Del Monte (Costa Rica 334 – Oberá) abre sus puertas de jueves a sábados por la noche, y el precio de los ravioles de seso y espinacas es de $340 (incluye antipasto).