Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Madre hay una sola. Pastas, también

Gastronomía | Noticias
19 Oct 2019

Quién impuso las pastas caseras de los domingos en familia? Alguna abuela tana, quizá? En Posadas, es probable que La Nona también haya tenido mucho que ver. La fábrica de pastas más emblemática de Posadas cumple 40 años y, si faltan excusas para agasajar a mamá en el Día de la Madre, las pastas de la casona de 25 de Mayo están más vigentes que nunca.

La historia oficial dice que Don Marcos Merchensky, Mabel Ferreyra y familia, se especializan hace 4 décadas en la elaboración de sorrentinos, ravioles, ñoquis, añolotis, y fideos. Su trabajo constante, la atención y la calidad de sus productos han convertido a las pastas de La Nona en un clásico para los vecinos posadeños, un lujo al paladar que vale la pena compartir cada domingo y, muy especialmente, el Día de la Madre.

 

 

La pre historia oficial es más bella aún. La Nona era la abuela Memé Icarino, la abuela de Marcos, tana como el mismísimo palo de amasar que su nieto conserva en la fábrica posadeña, tana como el palo y la rueda para cortar los ravioles que conservan la tanísima receta de la esperanza familiar. "Los ravioles de verdura son la especialidad que distingue a la casa", aporta Cristina Stevenson, Directora de Selva Adentro. "Y el carácter “artesanal” de nuestra gran variedad de productos, también son nuestras especialidad”, agrega Mariano, bisnieto de la Nona Memé Icarino, el hijo de Marcos y Mabel que hoy está al frente de la empresa familiar. "La abuela de papá hacía pastas todos los domingos", dice. Y en ese hacer de los domingos está el legado del sabor y, sobre todo, el del hacer y seguir haciendo.

"Para sostener este legado lo importante es saber sobre los productos, asegurarse que sean los mejores. Usamos la mejor materia prima para que el producto final sea excelente”, dijo Mariano a Selva Adentro.

Empezaron con un local en 1977 en Oberá, cuando Marcos Merchensky llegó desde Buenos Aires a tierras misioneras donde conoció a Mabel. Dos años después, en 1979, se radicaron finalmente en la calle 25 de Mayo de Posadas, -entre Alvear y Belgrano-, donde actualmente todavía tienen la original fábrica de La Nona de Posadas. (La segunda sucursal, más pequeña, tiene sus puertas abiertas en la esquina de 25 de Mayo y Bolívar).

 

 

Marcos trajo consigo una gran experiencia adquirida en una fábrica de pastas en la que había trabajado. Y trajo también el primero de los ingredientes que hay que utilizar cualquiera sea la medida del emprendimiento: el sueño de la casa propia. "Mi viejo es como un manual de usuario ambulante, porque cuando él empezó, era él mismo quién hacía las pastas, todo, junto a un ayudante. De madrugada cocinaba las pastas y de día las vendía”, relata orgulloso su hijo Mariano.

Dicho esto, a cocinar que se viene el Día de la Madre, la comida se enfría y nada puede salir mal. El plan es simple: visitar La Nona, temprano, saludar al personal por estar al frente en los 40 años de la empresa, dejarse tentar por las pastas en el exhibidor, elegir y sostener el derrotero. Ya en casa, el ritual del nunca bien ponderado ejercicio de la comida casera: encender la hornalla, en agua hirviendo incorporar unas pastas "rellenas por recomendación de esta crónica", y servirlas con una salsa perfecta. Un poco de queso rallado y vualá, un exquisito homenaje a mamá, merecedora de lo mejor en este día. Y que también vuele un brindis en homenaje a Memé Icarino.

Ravioles caseros de verdura, raviolones de calabaza y muzarella, añolotis de ricota y nuez, capeletis de queso, o uno de los más clásicos de La Nona: sorrentinos de jamón y queso. Combinadas con diferentes estilos de salsas caseras, estas pastas son apenas algunas de las opciones que la fábrica posadeña tiene para ofrecer 40 años después. Frescas, con abundante relleno y los sabores bien definidos, definitivamente hacen justicia al reconocimiento que se han ganado en el imaginario colectivo.

Ya lo indica la tradición: el tercer domingo de octubre se celebra el Día de la Madre en Argentina y Selva Adentro te propone agasajarla con un menú delicioso y bien casero: pastas de La Nona en su 40 aniversario.