Los hongos y brotes de bambú volvieron a ser los protagonistas del Menú Misionero de la Biodiversidad

Biodiversidad | Eventos | Gastronomía | Noticias
21 Ago 2018

Por Andy Wedekamper

De hongos y bambú, un nuevo taller del Menú Misionero de la Biodiversidad destinado a cocineros y a consumidores. Esta vez, una cena en tres pasos presentada por Cocina Misionera (COMí) en el cierre de la Semana Gastronómica en Puerto Iguazú.

El sábado 18 de agosto las mejores propuestas gastronómicas de los restós de la ciudad de las cataratas fueron premiadas por la Asociación Hotelera Gastronómica y Afines de Iguazú (AHGAI) en el marco de la 6° Semana Gastronómica.

En esta celebración de cierre, los gastronómicos fueron homenajeados con una cena organizada por COMí (programa del Estado provincial que distingue la gastronomía local), el Instituto Misionero de la Biodiversidad (IMIBIO) y Selva Adentro: tres pasos cuyos principales ingredientes fueron hongos y bambú propios de la región, además de productos de la agricultura familiar y frutas nativas.

Carlos Vedoya Recio, Coordinador de COMí, presentó a los invitados la misión general del programa del Estado; Vannina Vera, Directora de COMÍ, entregó un reconocimiento a Jorge Antonio, presidente de AHGAI; y el Dr Emanuel Grassi, director General del IMIBio, indicó el origen de los ingredientes utilizados esa noche.

Finalmente, se hizo entrega de certificados a alumnos de la carrera de gastronomía del Instituto Tecnológico Iguazú (ITEC) que recibieron la capacitación del taller de hongos y bambú en la cocina dictado por los chefs Julio Salinas y Juan Rodríguez.

Después del protocolo, los invitados pudieron degustar de la colorida entrada: pickles de la huerta, queso de chancho, cebollas encurtidas y crocante de maíz y hongos.

Planificado y llevado adelante por los chefs Salinas y Rodríguez, el MMB se lució con tortellinis de bambú y ricota casera acompañado de ragú de hongos y maní como plato principal.

Con una tibia, aromática y sabrosa presentación los invitados pudieron sentir el particular sabor y textura de los ingredientes protagonistas de la velada.

La noche concluyó de la manera más dulce: panacotta de búfala con yacaratiá, culis de frutos nativos y cítricos, con una estrella de carambola como broche de oro.

En un plato, toda la esencia del sabor misionero presentado en cada bocado gracias a los ingredientes de la región. Un postre que produjo suspiros.