Comidas ricas y saludables en primavera

Noticias
21 Sep 2018

La estación de los colores, de los aromas y los sabores ha llegado! Es el equinoccio de primavera el que marca el instante en que pasamos del invierno a una estación más cálida.

Esta es la fecha del renacimiento, de la vida nueva y de la naturaleza en eclosión. Para el cuerpo, la primavera es un momento de inicios y de toma de decisiones, nos explica la Licenciada en Nutrición, Florencia Orlando: “luego del invierno, la energía vuelve a surgir y a expresarse hacia el exterior”. Es un buen momento para dejar atrás las ropas abrigadas y las comidas pesadas, y optar por alimentos frescos y livianos.

Nuestra alimentación debería cambiar con las estaciones. Comer los alimentos propios de cada temporada - preparados adecuadamente - es la mejor forma de estar en armonía con la naturaleza y nuestro cuerpo. Florencia Orlando nos invita a seguir unos consejos para disfrutar de todos los beneficios que trae la primavera a través de sus alimentos de estación.

Verde que te quiero verde! La alimentación habitual debiera ser variada, incorporando verduras sobretodo de hojas verdes como acelga, espinaca, rúcula, escarola, achicoria y lechugas.

Apostemos a los vegetales de temporada: sumar en nuestras comidas diarias ajo, alcaucil, apio, berenjena, brócoli, calabacín, calabaza, cebolla, espárrago verde, arveja, chauchas, nabo, pepino, morrones, puerro, rabanitos, remolacha, repollo, tomate y zanahoria.

Aprovechar la frescura de las frutas! La primavera es el momento ideal para disfrutar de la palta, damasco, durazno, cerezas, ciruelas, frutillas, frambuesas, moras, níspero, arándanos, banana, sandía, limón y mandarina.

Un poquito de ácido: unas gotas de limón con agua tibia media hora antes de la comida estimula la secreción biliar, por tanto mejora la digestión y la absorción de las grasas.

Florencia nos recomienda prestar mucha atención a la cocción de los alimentos (más ligeras que en invierno); nos propone ingerirlos en ensaladas, a la plancha, prensados, macerados, escaldados, hervidos, salteados rápidos con agua o poco aceite.

La primavera es una época ideal para desintoxicarse, beber infusiones de hierbas (té verde, de menta, cedrón o romero) nos ayudará a eliminar toxinas y mantenernos bien hidratado. Y por supuesto, beber mucha agua: hidratarnos constantemente a lo largo del día.