Cake de limón y arándanos misioneros

Gastronomía | Noticias
14 Nov 2018

Por Andy Wedekamper

La primavera inunda el ambiente de Café París; la decoración colorida, los jugos frescos y tés fríos, y el mostrador lleno de alfajores, budines y tortas, invitan a pasar la tarde entre aromas de café, chocolate y dulces. Es difícil elegir entre tantos exquisitos postres y pasteles, sin embargo la recomendación de la casa es probar el “cake de limón y arándanos”.

En la cocina de Café París, Marcelo Tronzano pasa sus mañanas y tardes horneando y creando nuevos sabores combinando la pastelería tradicional más los productos de estación y origen local. El cake de limón y arándanos, bañado con un glaseado de lavanda y amapolas, y cascaritas de limón es casi irresistible: se trata de un bizcochuelo muy húmedo y dulce, donde el limón combinado con el arándano aportan la acidez justa (y cortan lo dulce!).

El glaseado perfumado con lavanda le proporciona frescura y un sabor tenue que marida muy bien con el resto de la torta. Así se convierte en un postre ideal para aquellos que aman lo dulce con un “touch” de acidez.

El arándano es una de las frutas preferidas en la pastelería (y en la cocina en general): sabor dulce con una pizca de acidez, textura suave y un color intenso.

Durante octubre y noviembre los arándanos misioneros – provenientes de los productores de la agricultura familiar de San Pedro - tiñeron de violeta las cocinas de nuestros autores de la nueva cocina de Misiones promovido por el “Festival de Arándanos” de Selva Adentro.

No solo es rico y alimenta, sino que esta pequeña fruta es una verdadera maravilla para la salud. Además de las capacidades antioxidantes, mejora las defensas, baja el colesterol, tiene poderes antiinflamatorios y antibacterianos, entre otros numerosos beneficios.

El arándano misionero tiene la particularidad de que se destina por completo al abastecimiento local, esto, gracias al acceso a nuevos mercados de la fruta fresca y el agregado de valor en el proceso productivo (como elaboración de mermeladas) ha impulsado el crecimiento de este sector productivo, convirtiéndose en una alternativa de diversificación más para miles de agricultores familiares misioneros.

Cake de limón y arándanos y un vaso extra grande de té helado de rosella con naranjas, es el combo perfecto para las tardes calurosas de la capital misionera.